Y ¿qué es “mindfulness”?

Traducido usualmente al castellano como “Conciencia Plena”, yo prefiero invertir las palabras para darle mayor claridad en castellano al sentido del término original en inglés; así, yo prefiero hablar de “Plena Conciencia”. Al colocar el adjetivo antes del sustantivo se trata de enfatizar que el acto de tomar conciencia es intencional, deliberado, o sea, se estimula una apreciación subjetiva de tipo semántico más que sintáctico. Sin embargo, el término original “Sati” en el idioma Pali de India en tiempos de Buda, ha sido traducido a no menos de 20 palabras diferentes y ha prevalecido la traducción al inglés; y como tal se está usando en muchos idiomas modernos.


En palabras de Jon Kabat-Zinn, considerado uno de los autores más importantes en la divulgación de la práctica del Mindfulness en occidente, esta significa “poner atención de una manera particular: intencionalmente, en el momento presente, y sin juzgar”. En esta definición cada palabra es importante, “intencionalmente” indica que no es un comportamiento habitual o lo que usualmente entendemos por “poner atención”; es estar realmente, honestamente, conscientemente atentos; es darnos cuenta claramente de que estamos poniendo atención y a qué. 


“En el momento presente” indica que es exclusivamente sobre lo que está sucediendo o estamos haciendo en ese momento en particular, solo eso, nada más. Y “sin juzgar” implica que no tiene cabida el que durante esa experiencia estemos simultáneamente calificando de alguna manera aquello a lo que estamos dedicando nuestra atención. Lo usual es que hagamos justamente lo contrario: mientras vamos entendiendo, vamos evaluando lo que percibimos. Juzgamos sobre la marcha, comparamos con situaciones parecidas que hemos vivido y su evolución o cómo las hemos resuelto anteriormente, traemos a la mente prejuicios, costumbres. En general, pensamos sobre experiencias previas para sentirnos cuanto antes en “terreno conocido” y “lo qué hemos hecho en estos casos”. Si estamos juzgando o anticipando lo que haremos, no tenemos la atención “plenamente” dedicada al momento presente, estamos mirando hacia el pasado o hacia el futuro, pero no aquí, ahora, en este momento, exclusivamente.


Un ejemplo sencillo de Mindfulness es comer sin prisa, notando el color, el aroma, la textura y el sabor de lo que estamos comiendo; esto equivale a disfrutar y valorar el alimento y la ocasión de su consumo. Puede ser la comida usual en el hogar o una ocasión especial, es igual; si usamos Mindfulness en ese momento estaremos desarrollando esa buena costumbre y, de paso, pasando un mejor rato que si comemos mirando algún artefacto electrónico o un periódico. Más importante aún, mostraremos a quienes están con nosotros que ellos nos importan, que los respetamos y los queremos.

Gerardo Tálamo
Psicólogo, M.Ed., Ph.D.

Tutoría en Mindfulness, Coach Ejecutivo Certificado, C.C.L. Coaching Basado en Mindfulness

No Comments

Post a Comment