Mindfulness y Multitasking

Contrario a la creencia popular, el “multitasking” no es una manera de ser más eficiente.  De hecho, algunos estudios sugieren que hacer múltiples cosas juntas disminuye la productividad tanto como en ¡un 40%!

La práctica del mindfulness puede ayudarte a alcanzar más foco, y enfocar está más en sintonía con la manera como el cerebro trabaja más óptimamente.  La meta de trabajar “mindfully” no es nunca distraerse, la distracción siempre sucederá.  Por el contrario, el trabajo del mindfulness es sobre darte cuenta.  Darte cuenta de que la mente anda divagando y traerla de regreso a la tarea que estamos haciendo.  Esto ayuda al cerebro a filtrar la información irrelevante y, a la vez, a completar el trabajo con mayor eficiencia.

Cómo abordar nuestra lista de “cosas por hacer” con mindfulness:

  1. Pregúntate si sientes la necesidad de multi-hacer en el momento. ¿Es necesario? ¿O te estás sintiendo apabullado o estresado por tu lista de cosas por hacer y estás reaccionando a ese estrés tratando de hacerlo todo (en el mismo momento)?  Decidir desde esa posición reactiva probablemente no resultará en un esfuerzo productivo.
  • La gente pierde un promedio de 2.1 horas al día encontrando el rumbo cuando cambia de una tarea a otra.  En vez de tratar de multi-hacer, date cuenta de qué era lo que estabas esperando alcanzar haciendo muchas cosas a la vez. Empieza con una práctica de “Toma 5”* antes de enfrentar tu lista de cosas por hacer.  Esto te ayudará a obtener claridad y priorizar cuáles tareas necesitan hacerse primero y cuales se pueden hacer después.
  • Se ha encontrado que el “multitasking” incrementa la producción de cortisol, la hormona del estrés. Hacer que nuestro cerebro cambie constantemente de tareas desata el estrés y nos deja mentalmente exhaustos.  Así que, enfócate en una tarea a la vez.  Cuando algo requiere de ti que te enfoques en una segunda tarea, deja tu primera tarea en un lugar al que puedas regresar después y terminarla.  Solo muévete a la segunda (y a la tercera y así) cuando puedas dedicarle tu atención completa a esa tarea.
  • Date cuenta de que la habilidad de enfocarse es una habilidad como cualquier otra y requiere de práctica.  Así que sigue tratando de abordar tu lista de cosas por hacer respondiendo en vez de reaccionando.  No dejes que los fracasos te desalienten y sé amable contigo mismo cuando estés luchando.  Aprende qué funciona para ti y date cuenta de que, con la práctica continua, puedes re cablear las rutas de tu cerebro.  Enfocarte empezará a hacérsete más fácil y eventualmente encontrarás que hacer esa interminable lista de cosas por hacer es menos apabullante.

Basado en el artículo del mismo título publicado en línea en la página https://www.mindwellu.com

Gerardo Tálamo, PhD

Febrero 2019.

*: Toma 5: Nota una pista a tu alrededor, nota algo nuevo, nota tu cuerpo, nota tu respiración, nota el ahora.

Gerardo Tálamo
Psicólogo, M.Ed., Ph.D.

Tutoría en Mindfulness, Coach Ejecutivo Certificado, C.C.L. Coaching Basado en Mindfulness

No Comments

Post a Comment