Los juicios que hacemos con frecuencia

El énfasis que hace el Mindfulness en no juzgar se debe a que estamos acostumbrados a juzgar todo lo que perciben nuestros sentidos y, al hacerlo, nuestra atención se divide entre entender lo que estamos percibiendo y los mecanismos que se activan al juzgar. La costumbre de juzgar parece derivarse del instinto de supervivencia inherente en nosotros; es una manera de evaluar lo que percibimos con el fin de detectar algo que pudiera hacernos daño. Sin embargo, la inteligencia y la capacidad de discernir que hemos desarrollado permite hacer muy rápido la detección de una amenaza y de la vía de escape.

Pero la tendencia a juzgar la hemos extendido mucho más allá de la supervivencia y estamos “etiquetando” casi todo a nuestro alrededor, aunque no represente ninguna amenaza para nosotros; y lo hacemos automáticamente, sin darnos cuenta de que lo estamos haciendo.

Usualmente juzgamos en base a opuestos: alto/bajo, hermoso/feo, agradable/desagradable, pobre/rico y con demasiada frecuencia estas calificaciones están siendo aplicadas a personas a nuestro alrededor. Los juicios funcionan como un lente a través de los que vemos el mundo y a sus habitantes. Ese lente está fabricado por nuestra cultura, creencias, normas, educación, los medios de comunicación y nuestros grupos sociales de pertenencia. Entonces, lo que puede ser juzgado como aceptable en un país, puede ser considerado inaceptable en otro; lo que es bien visto por los adolescentes puede ser objetable por los adultos. Y los lentes también son diferentes según la época en que vivimos, hubo tiempos en los que el sobrepeso corporal era juzgado como saludable y hermoso y actualmente es justamente lo contrario.

Lo mismo podemos aplicarlo a nosotros mismos; por ejemplo, podemos tener creencias como que llorar es un signo de debilidad; entonces, cuando nos encontramos en una situación en la que nos vemos llorando, porque experimentamos dolor físico o emocional, podemos juzgarnos a nosotros mismos como “débiles”.  La psicología clínica muestra cuantas personas han sufrido como consecuencia de esas mismas creencias estrictas sobre debilidad y fortaleza.

Entonces, podríamos concluir que los juicios dicen más sobre la persona que hace el juicio que sobre la persona que está siendo evaluada por sus lentes evaluativos. Y, a tomar en cuenta, esto lo hacemos en “modo piloto automático”, no estamos conscientes de que pasamos mucho tiempo juzgando todo a nuestro alrededor y, con demasiada frecuencia, a las personas.

Se han hecho investigaciones que demuestran la tendencia a juzgar a los demás con base en su apariencia externa: la ropa que visten, el arreglo personal en general, si el cabello está arreglado, si parece estar aseado y hasta el lugar donde encontramos a esa persona. Una experiencia interesante, aunque no ortodoxamente científica, la organizó el diario The Washington Post hace algún tiempo al pedirle a un violinista que tocara música clásica cerca de la salida del metro, vestido de diario, con una gorra de béisbol; el objetivo era observar lo que pasaba con los transeúntes en plena hora de tráfico peatonal en Washington. En resumen, la mayoría de las personas siguieron de largo, incluso con cierta demostración de disgusto, otros lanzaron monedas en el estuche del violín que se había dispuesto con algún dinero sencillo, muchos ni voltearon a verlo. El violinista era Joshua Bell uno de los violinistas más reconocidos en todo el mundo y el violín un instrumento valiosísimo por su calidad. Unos días antes, Bell había dado un concierto a sala llena en un importante auditorio de la ciudad; la única persona que lo reconoció había estado en el concierto.

El Mindfulness nos recomienda observar nuestros pensamientos y darnos cuenta cuando estamos juzgando a alguien o algo. Si es una persona, le estamos colocando una etiqueta con mínima información sobre su vida y, no solo eso, nuestro comportamiento hacia esa persona de alguna manera va a estar determinado por ese juicio. Cuando practicamos ese “darnos cuenta” nos vamos a sorprender de con qué frecuencia nuestra mente está juzgando, colocando limitaciones sobre esas personas y son limitaciones que solo existen en nuestra mente.

Gerardo Tálamo, PhD

Diciembre 2018

Gerardo Tálamo
Psicólogo, M.Ed., Ph.D.

Tutoría en Mindfulness, Coach Ejecutivo Certificado, C.C.L. Coaching Basado en Mindfulness

No Comments

Post a Comment