Meditar caminando

Encontrar mindfulness en todo

Practicar mindfulness meditando en casa es una manera excelente de vivir con mayor consciencia y apreciación; sin embargo, no es la única manera.  Casi cualquier acto en nuestras vidas nos ofrece una oportunidad de practicar:  varios días durante un retiro, unos pocos minutos en la mañana, o aún en medio segundo de consciencia sincera.

Puedes hacer mindfulness de algo. Mindfulness de tu respiración, mindfulness de comer, mindfulness de degustar. Aunque es más fácil practicar mindfulness en silencio.

Al caminar puedes tener un destino, pero con frecuencia perdemos la realidad del momento cuando caminamos solo con un destino. Todos lo hacemos, desde cuando sacamos a caminar al perro hasta comprar en el mercado, nuestras mentes están únicamente en la meta. No estamos conscientes de la infinita cantidad de maravillas dentro del camino mismo.

Meditar caminando se trata de llegar con cada paso.  No es fácil, nuestra costumbre es pensar hacia adelante. Con la meditación caminando está bien tener un destino o una meta en mente; sin embargo, eso no es la meta.  No te apures, está atento a lo que se pueda presentar en ese caminar.  Con cada paso, centra tu consciencia en cada sensación: la sensación del suelo bajo los pies, el sonido de algún pájaro trinando, el hecho de que estamos viendo y respirando.  Todos estos milagros suceden en el momento presente.

Cuando tocamos el presente, tocamos ese milagro.  Lo llamamos el milagro del mindfulness.  Esa es la energía del mindfulness que estamos cultivando, estando presentes.

Traducción y resumen de artículo de Rob Due publicado en la revista Forbes en línea:

“Por qué ahora es el momento perfecto de practicar mindfulness de acuerdo con Shantum Seth, maestro Zen”. Enero 8, 2021.

Gerardo Tálamo
Psicólogo, M.Ed., Ph.D.

Tutoría en Mindfulness, Coach Ejecutivo Certificado, C.C.L. Coaching Basado en Mindfulness

No Comments

Post a Comment